Nooirax Producciones

Colour Haze en Madrid

El próximo 2 de Octubre, la banda alemana de stoner rock Colour Haze visitarán por primera vez la capital acompañados en esta gira por My Sleeping Karma y con El Páramo como artista local invitado para este concierto.

El concierto tendrá lugar en la mítica sala Caracol y la apertura de puertas será a las 20:00 horas.

El cartel de este evento ha sido realizado por Iván Carreño, y hemos querido saber un poco más acerca de los elementos que componen el diseño.

cartel_ch_msk_ep_grande

“En cuanto a la estética, he buscado una mezcla entre el Art Nouveau y la ilustración fantástica de los 70 y 80. Como buena parte de la imaginería psicodélica proviene del Art Nouveau, del Modernismo, Sezession y demás, pensé que la mezcla le vendría como anillo al dedo a este cartel (además, de entre las distintas fuentes pictóricas que he tomado como inspiración, ilustradores como Frazetta y Mucha han estado en mi mente casi de forma continua). Con respecto a la tipografía, tampoco me he complicado mucho. La letra se llama Electramaniacal y fue diseñada por Andrew McCluskey en 2012. Podría haber usado una más representativa de los carteles de estas bandas (las clásicas reutilizadas por el movimiento psicodélico, como las diseñadas por Alfred Roller o la tipo Arnold Böcklin), pero me he decidido por esta ya que sus líneas rectas y sus picos evocan algo más dinámico, agresivo, incluso más heavy y coherente con la línea de fantasía y ciencia ficción retro que he querido seguir. En relación al diseño, decir que también se trata de una combinación de varios estilos, correspondiente al discurso que comentaré más adelante. De igual manera en el cartel hay una variedad de elementos curvilíneos propios del Art Nouveau, como las formas de la protagonista, el marco que la rodea, las ramas, el humo, las esferas arriba y abajo, y en contraste a esto, he añadido varios elementos rectilíneos como el rótulo, el trono, los quemadores, el marco principal, las estelas arriba y abajo, más propias del Art Deco y los retrofuturismos. En lo relativo al color, he usado los tonos cálidos usuales en mis ilustraciones (y en la estética del Stoner en general), pero con un suave degradado que termina en tonos más fríos en la zona superior, porque también busqué esa contraposición en los colores.

Ahora me gustaría exponer la idea principal:

Desde hace tiempo algunas de mis ilustraciones están justificadas en los arquetipos jungianos. Para resumir esto de los arquetipos, si es que se puede sin llegar al simplismo, os diré que Jung (psicoanalista suizo, compañero de Freud), teorizó sobre la existencia de un contenido común en la mente inconsciente de todos los humanos. El contenido de este inconsciente colectivo  pasa de generación en generación a través de símbolos, figuras e imágenes arquetípicas. Estas imágenes son representaciones que llegan hasta nosotros transmitidas de unos a otros en rituales, en estados alterados de conciencia, sueños, y que plasmamos en la religión, la mitología, las leyendas, la literatura, el arte, etc. Algunas imágenes arquetípicas que se repiten en casi todas las culturas son la diosa madre (Isis, Demeter, Durga, Pachamama, Atargatis, Sophia), su complementario, el padre celestial, y sus variantes estrechamente ligadas a los cultos solares (Aton, Jupiter, Tengri, Mithra, Sol Invictus, Horus), los dioses de vida, muerte y resurrección (Osiris, Jesucristo, Perséfone, Tammuz, Ishtar, Dionysos), el niño divino (Krishna, de nuevo Jesucristo y Dionysos en su representación infantil), otras de carácter menos extraordinario como el Ánima y el Ánimus (principio femenino en el inconsciente del hombre, masculino en el de la mujer), la cuaternidad (división de conceptos abstractos en cuatro, como los elementos, los puntos cardinales o las formas cuadrangulares de los mandalas tibetanos) y hay muchísimas más.

En fin, dejando a un lado polémicos debates sobre mitología comparativa y corriendo cierto riesgo divulgativo, podemos decir que todo esto no es ni más ni menos que la conexión directa entre los fenómenos naturales y la forma que los humanos tenemos de representarlos y personificarlos para poder ser explicados, asimilados y transmitidos (algo que presumiblemente se viene haciendo desde tiempos remotos, cuando religión, arte y cultura eran la misma cosa, tal y como defendía Frazer).

Pues bien, para esta ilustración yo he usado una imagen arquetípica a la que recurro bastante. Concretamente es el carácter ambivalente de la diosa madre y su lado más oscuro y negativo. En muchas culturas hay ejemplos de esto a lo que me refiero: Kali en la India, Rangda en Bali, todo tipo de criaturas sobrenaturales de características femeninas que someten a pruebas y devoran a los viajeros (Medusa, la esfinge, la Banshee, la madre de Grendel en el poema de Beowulf, las sirenas, súcubos), y llegando a ejemplos más mundanos como las brujas, las madrastas de los cuentos o la Femme Fatale. Para mis ilustraciones yo ya la he empleado, como la dama de Elche de Pura Muerte o la diosa lobo-cabra del primer cartel que hice para Chivo.

chivo_cantankerous_rock

El significado de esta imagen arquetípica es complejo, varía según quien lo analice y muta dependiendo del tiempo en que se desarrolle, pero en líneas generales se trata del carácter monstruoso de la naturaleza indomable. Una representación del miedo que la naturaleza misteriosa, poderosa y creadora (y por extensión, la de la mujer), inspiraba en los primeros hombres. Y aquí es justo donde he querido llegar con el tema de la ilustración:

En el centro y totalmente figurativa, la imagen ambigua y nada explícita de una joven mujer, con pose sugerente y actitud dominante que recuerda a las formas curvilíneas de la naturaleza (en este sentido he querido representarla más cazadora que recolectora, tal vez más activa que pasiva, tratando por todos los medios de no caer en la cosificación). Tras ella la vegetación, la luna (estrechamente asociada con lo femenino y sus ciclos) y a ambos lados unos quemadores con ofrendas que le dan un halo de misticismo. Todo este conjunto podría interpretarse como la imagen de una diosa al estilo griego, una sacerdotisa, la reina de una tribu primitiva… (de esta especie de imaginario sobre mujeres sentadas en tronos hay muchos ejemplos, Theda Bara en Cleopatra o la reina Meave de Leyendeker han sido inspiradores). Por otro lado y en contraste a esto, los elementos más abstractos, rectilíneos y menos detallados a su alrededor, que hacia la zona superior parecen formar una escena espacial con tonos algo más fríos, un par de planetas, pequeñas estrellas, y en la zona inferior y más caliente, una estela triangular y unas formas que por tonalidad recuerdan a un par de núcleos terrestres sumergidos en magma. En cualquier caso, lo más notable es que a los pies de la joven hay un casco de astronauta fragmentado, que como único motivo argumental del cartel (además del propio anuncio), sugiere esa estética de ciencia ficción, hace de la escena algo atemporal, un tanto morbosa, abierta a interpretaciones fantasiosas sobre ese arquetipo, y acentúa aquel conflicto entre los cultos terrenales (o ctónicos), que simbolizan lo femenino y los cultos celestes (u olímpicos), que simbolizan lo masculino, como se da en las teorías de Camille Paglia” 

Iván Carreño, 2013. Contacto: psicodelia.macarra@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>